Paga PRI-DF un mdp a edecanes despedidas por negarse a tener relaciones sexuales con Gutiérrez de la Torre

4 años
960 Visitas

En conjunto, el PRI acumuló una deuda de tres millones 155 mil pesos, por lo que ese instituto político presentó un juicio de amparo para tratar de evitar el pago de ese monto.fe701d0c1bf2e0b3a2f19c0434ab971a

 

La dirigencia del Partido Revolucionario Institucional en el Distrito Federal (PRI-DF) tuvo que pagar en noviembre del 2011 la cifra de un millón 170 mil pesos a tres mujeres que fueron contratadas como edecanes por Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, las cuales denunciaron que fueron despedidas por negarse a tener relaciones sexuales con el depuesto líder del PRI capitalino.

 

De acuerdo con una demanda laboral iniciada el 26 de junio del 2003, las mujeres fueron despedidas de ese instituto político en abril del 2003 debido al acoso sexual que sufrían por parte de Gutiérrez de la Torre y a que se negaban a sostener relaciones íntimas con él.

 

En esa época, Cuauhtémoc Gutiérrez fungía como diputado local del PRI en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y líder del Movimiento Territorial en la capital del país.

 

Lo narrado por las víctimas en el expediente 1015/2003 que se radicó en la Junta Especial Número Seis de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal, señala que Gutiérrez de la Torre, su asistente Josefina Esperanza Delgadillo Smith, el Movimiento Territorial del DF y la dirigencia del PRI capitalino las contrataron como edecanes en diciembre del 2002.

 

Sin embargo, cinco meses después fueron despedidas de manera injustificada, por lo que reclamaron el pago de una indemnización por los días y horas extras trabajadas, así como el pago de otras prestaciones como la parte correspondiente a aguinaldo y prima vacacional.

 

En el escrito que promovieron para ampliar y aclarar la demanda ese mismo año, las tres mujeres señalaron que luego de ser contratadas de manera directa por Gutiérrez de la Torre y Delgadillo Smith se les dieron instrucciones precisas para acompañar en todos sus compromisos personales al Presidente con licencia del PRI-DF.

 

En palabras de Josefina Esperanza Delgadillo, a las tres jóvenes se les solicitó no tomar esa obligación como parte del trabajo, sino más bien como una oportunidad para convivir con el entonces diputado local del PRI.

 

“No lo tomen como un trabajo, más bien es convivir, con él se toman  la copa, no se trata de que se pongan borrachas”, les decía esta mujer que en aquel entonces se ostentaba como Secretaría de Finanzas del Movimiento Territorial del Distrito Federal.

 

Por su trabajo de edecanes, se les asignó un salario de 8 mil pesos, sueldo que aumentaría si accedían a portarse bien con  Cuauhtémoc Gutiérrez fuera de los horarios de trabajo.

 

Sin embargo, la propia Delgadillo Smith les advirtió que si este “les pide las nalgas y no se las dan, están despedidas de su trabajo o dadas de baja”.

 

La propia Secretaria de Finanzas del Movimiento Territorial era la encargada de seleccionar a las edecanes que estaban obligadas a acompañar a Gutiérrez de la Torre a sus compromisos  personales.

 

En su escrito de demanda, las tres jóvenes que se atrevieron a denunciar el caso ante las autoridades laborales, señalaron que mientras trabajaron en la dirigencia del PRI DF entre diciembre del 2002 y abril del 2003, fueron acosadas sexualmente por el entonces diputado local, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, advirtiéndoles a las afectadas que no podían negarse a tener relaciones sexuales con él.

 

En palabras de las afectadas, el también ex diputado federal del PRI les dijo de manera textual “para eso les pago un buen salario, les parece poco la cantidad de 8 mil pesos que les vengo pagando por mes y por lo tanto deben acostarse conmigo, no tienen que poner peros, yo siendo diputado asambleísta del PRI tengo todos los medios para hacer lo que me venga en gana”.

 

En octubre del 2003, la dirigencia del PRI capitalino a través de sus representantes legales, negó cualquier relación laboral con las mujeres afectadas, al igual que Cuauhtémoc Gutiérrez y Josefina Esperanza Delgadillo Smith.

 

No obstante, las jóvenes edecanes presentaron tres cartas de recomendación firmadas por la entonces Secretaria de Finanzas del Movimiento Territorial y asistente de Gutiérrez de la Torre, para acreditar su relación laboral.

 

Dichas cartas, a las que Noticias MVS tuvo acceso, hacen constar que las afectadas llevaban laborando cinco meses como  edecanes en el PRI –DF, con un horario de 10 de la mañana a las siete de la mañana y un salario de ocho mil pesos mensuales.

 

El 13 de noviembre del 2009 la Junta Especial Número Seis de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal, negó la validez de dichas cartas y por lo tanto, eximió al PRI-DF, a Gutiérrez de la Torre y a Josefina Esperanza Delgadillo Smith del pago de una indemnización a las afectadas.

 

Sin embargo, las tres mujeres presentaron un amparo ante el Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Distrito Federal, mismo que el 4 de agosto del 2010 les dio la razón, por lo que revocó el laudo de la Junta Especial Número 6 de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje y le otorgó pleno valor probatorio a las cartas de recomendación para acreditar la relación laboral que tenían con el PRI-DF.

 

Obligada por el fallo del tribunal federal, la Junta Especial Número Seis emitió un nuevo laudo a favor de las jóvenes edecanes, las cuales tasaron la indemnización actualizada en un millón 55 mil pesos para cada una, de los cuales 967 mil pesos correspondían al pago de salarios caídos.

 

En conjunto, el PRI acumuló una deuda de tres millones 155 mil pesos,por lo que ese instituto político presentó un juicio de amparo para tratar de evitar el pago de ese monto.

 

Debido al adeudo, en noviembre del 2010, ese órgano jurisdiccional estuvo a punto de embargar las oficinas del Movimiento Territorial del PRI que se ubican en Puente de Alvarado 60, colonia Tabacalera, pero los representantes legales del tricolor presentaron una suspensión para evitar dicha medida.

 

Para enero del 2011, le fue negado el juicio de amparo al PRI-DF y el adeudo de ese instituto político se incrementó a un millón 152 mil pesos por cada de una de las mujeres, es decir, tres millones 450 mil pesos por concepto de indemnización para las tres víctimas de Gutiérrez de la Torre.

 

Finalmente, en noviembre del 2011 la dirigencia del PRI en el Distrito Federal llegó un  acuerdo con las tres edecanes que ocho años antes fueron despedidas por no acceder a tener relaciones sexuales con Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, pagando a dos ellas la suma de 380 mil pesos y a la tercera mujer 410 mil pesos.

 

El acuerdo de pago no exime ni niega la responsabilidad de ese partido político por las conductas que se denunciaron de Gutiérrez de la Torre, ya que sólo habla de que el Revolucionario Institucional accedió a pagar la deuda que tenía con las mujeres afectadas.

Comentarios